testamento-olografo

testamento-olografo

¿Qué es un testamento ológrafo?

El testamento ológrafo se diferencia principalmente del testamento notarial abierto en que el otorgante lo escribe por sus propios medios.

Para que el testamento ológrafo tenga validez tiene que cumplir pormenorizadamente una serie de formalidades legales que analizaremos en este artículo.

Otra de las diferencias con el testamento notarial es la no intervención del notario como garante de la legalidad vigente en materia de sucesiones, lo que puede llevar al testador a cometer errores en su redacción.

Esto puede ocasionar graves problemas a la hora de la partición y aceptación de herencia por parte de los herederos.

El plazo máximo para la protocolización del testamento ológrafo es de cinco años a contar desde el fallecimiento del testador.

En este artículo se dividirá en cuatro partes:

  • Redacción
  • Presentación
  • Adveración
  • Protocolización

Comenzamos …

Requisitos testamento ológrafo

¿Quién puede otorgar un testamento ológrafo?

Cualquier persona mayor de edad que esté en disposición de leer y escribir.

Cómo se redacta un testamento ológrafo

A continuación explicaremos la metodología para la redacción de un testamento ológrafo:

  • El testamento ológrafo ha de estar escrito de puño y letra del propio testador.
  • El testador ha de dejar constancia de una manera clara y concisa que la finalidad del documento es la de testar.
  • El otorgante tiene que dejar constancia de la fecha de otorgamiento (día, mes y año). En caso de no estar presente de forma autógrafa, el estamento será nulo.
  • En caso de contener tachones, interlineados, enmiendas o raspados, el testador ha de salvar todos y cada uno de sus errores al final del documento, volviendo a firmar si las enmiendas se detallan tras la firma principal.
  • Los extranjeros están autorizados a otorgar testamentos ológrafos siempre y cuando lo hagan en su propio idioma.
  • La firma en el testamento es indispensable para que sea completamente válido. Ni la firma de un testigo, ni la expresión escrita de puño y letra de no poseer firma ni rúbrica, ni la huella dactilar, pueden, en ningún caso, sustituir la firma del testador.
  • El final del testamento siempre es la firma del testador. En caso de querer incluir notas o diligencias, o hacer cualquier aclaración posterior, será necesaria una segunda firma.
  • No es necesario firmar todas las hojas del testamento.
  • No son válidos los medios fonográficos (grabación y distribución de medios sonoros) ni mecánicos (impresión, máquinas de escribir, etc.)

Protocolización del testamento ológrafo

A diferencia del testamento notarial, al que se asigna un número de protocolo inmediatamente después de su otorgamiento, el testamento ológrafo se protocoliza post mortem.

¿Ante qué notario se puede protocolizar el testamento ológrafo?

El testamento ológrafo ha de entregarse a un notario competente para su protocolización. El notario ha de ejercer en el lugar de fallecimiento del testador o donde éste último ha residido durante los últimos cinco años.

Cuál es el plazo de presentación

Como comentábamos al principio del artículo, el plazo máximo es de cinco años desde la muerte del testador.

¿Quién esta autorizado a presentar un testamento ológrafo?

En primer lugar, la persona que custodia el mismo, si el testador le hubiese encargado tal responsabilidad. De no hacerlo en un plazo de diez días desde que tenga constancia del fallecimiento del otorgante, podrá concurrir en una ilegalidad derivada de los daños y perjuicios que pudiesen desembocarse de la dilación.

También podrán presentar ante notario el testamento las siguientes personas:

  • Herederos
  • Legatarios
  • Albaceas testamentarios
  • Cualquier persona que acredite interés legítimo

Apertura y adveración (veracidad) del testamento ológrafo

Además del testamento  ológrafo, hay que presentar en la notaría el certificado de defunción y el de últimas voluntades.

Estos documentos son indispensables para (a) acreditar el fallecimiento del testador y (b) comprobar que el testamento ológrafo es el último que otorgó.

En el artículo sobre cómo tramitar una herencia paso a paso damos más información al respecto sobre estos trámites.

Si el testamento resulta ser el último otorgado por el causante, el notario requerirá a los interesados para que se personen en la notaría en virtud de los artículos 62.5 y 57.3 de la Ley del Notariado.

Se puede dar el caso que una persona sin ningún tipo de interés en la veracidad del testamento se persone en la notaría cumpliendo la ley (art. 712 del C.C.), pero no cambiaría la actuación del notario.

Si el notario conociese a los interesados (cónyuge sobreviviente,  descendientes y ascendientes del causante y, si no fuese posible, a los familiares colaterales hasta el cuarto grado) les requeriría para la promoción del expediente.

En caso del que el notario no los conociese,  daría a conocer la situación (durante un mes) en los tablones de los Aytos. donde residía el testador, donde murió y donde se encuentre el grueso de su patrimonio. Si el notario lo considera oportuno, puede utilizar otros métodos de promoción.

El notario comunicará fehacientemente al Ministerio Fiscal la existencia de menores o personas con capacidad modificada judicialmente, siempre y cuando no tuviesen representante legal

Durante el primer mes desde la solicitud, se celebrará la comparecencia. El testamento será mostrado a los testigos e interesados.

Si los testigos (al menos tres) confirmaran la autencididad, se daría por válida la puebla testifical.

La declaración de los interesados, así como su opinón sobre la veracidad del testamento, pueden ser recogidas mediante diligencia notarial.

Independientemente de lo expuesto, en notario puede solicitar la opinión de un perito caligráfico.

Protocolización del testamento ológrafo

Si el notario, dadas las pruebas testificales, considera el testamento válido; procederá a su protocolización. Además será necesario el otorgamiento de un acta de notoriedad.

El plazo estipulado para el otorgamiento es de cinco días a contar desde la fecha de la última diligencia.

En notario, si lo considera oportuno, puede negarse a la protocolización.

En cualquiera de los casos, la vía judicial es una opción posible.

[Total:1    Promedio:5/5]